Proyecto MATE - modelo argentino para turismo y empleo Inicio Inicio
Modelo argentino para turismo y empleo es un proyecto educativo comunitario de inclusión social de cooperación entre el ITEC Iguazú (Argentina) y el Niagara College (Canadá)
Balance 5to Aniversario Centro de formación para el empleo Género y Jovenes Entrenamiento a capacitadores Noticias Socios Equipo

Turismo Cultural Mbya Guarani

Etapa Actual

Gobierno de la Provincia de Misiones




ORIGENES  -  EDUCACION INTERCULTURAL  -  MODULOS CULTURALES
RESULTADOS  -  SINERGIA  -  PROYECTO CEIPO
OTRAS ACTIVIDADES  -  PREMIOS


PUEBLOS ORIGINARIOS
Educación Intercultural

Introducción  -  Descripción del módulo intercultural
Metodología didáctica  -   Registro de trabajo en el aula
Sugerencias para reproducir el módulo
Diciembre 2006: Actividades integradoras
Proyecto de redes institucionales


Antes de referirnos a la Educación Intercultural creemos necesario definir qué entendemos por cada uno de estos conceptos por separado para luego abordar de manera más clara y precisa este principio teórico.

¿Qué entendemos por Educación?

Concebimos la educación como la construcción de conocimiento a partir de la interacción social de los sujetos. Así la educación se constituye en una práctica comunicativa en la que las personas que intervienen son protagonistas activas del proceso de enseñanza - aprendizaje. La interacción con sus pares, la orientación de un adulto o experto que también interviene en ese proceso comunicativo, el error productivo que permite el aprendizaje significativo, el aprender haciendo y resolviendo situaciones problemáticas así como el partir de los conocimientos previos de los alumnos y alumnas para la resignificación y acomodación en sus redes cognitivas son los postulados teóricos que sostienen esta concepción de educación enmarcada en el constructivismo social.

El concepto de Interculturalidad

Entendemos por interculturalidad ese espacio de encuentro entre diferentes culturas que se construye y reconstruye indefinidamente y que está signado por el diálogo, la aceptación y el respeto mutuos. Si consideramos que cada cultura constituye un mundo, una esfera de la actividad humana o, para decirlo con precisión teórica, una semiósfera dentro de la cual se establece un universo de sentido que teje redes de significaciones propias y características, el encuentro de dos o más semiósferas o mundos socioculturales puede devenir en una exaltación de las diferencias vistas como amenazas y un borramiento de las posibles coincidencias. Cada uno de estos mundos tiende a cerrarse sobre sí o a tratar de imponerse sobre el otro. Tanto en uno como en otro caso, se delimitan fronteras infranqueables donde lo culturalmente diferente no tiene cabida y conlleva una valoración negativa.

La interculturalidad, en cambio, se presenta como un espacio de conocimiento y comprensión mutuos. Esto no implica enmascarar las diferencias. Al contrario, reconocerlas, reconocerse a partir del otro, verlas como riqueza en su variación aunque no las compartamos, conocer al otro, entenderlo, aceptarlo como es son los cimientos de puentes que acercarán las fronteras culturales. Fronteras que seguirán existiendo pero ya no para separar sino para comunicar, para construir entre ambos grupos culturales un lenguaje común. Un código que permita el diálogo respetuoso, realizar acuerdos, generar vínculos de confianza y, fundamentalmente, reconstruir entre ambos una semiósfera que incluya a todos, un mundo de sentido que no deje a nadie afuera.

La Educación Intercultural: un espacio múltiple

En este sentido, concebimos la actividad turística, además de lo que le es propio, como una estrategia de comunicación intercultural. El Turismo permitirá a las comunidades Mbyá no sólo desarrollarse económicamente para mejorar la calidad de vida de sus integrantes sino que la actividad misma se resignificará como estrategia para fortalecer la identidad cultural así como para garantizar situaciones de equidad para negociar sus servicios turísticos con la sociedad blanca, propiciando la autogestión.

La educación intercultural se plantea, así, como la construcción de conocimiento en un espacio de encuentro y diálogo entre dos grupos culturales que interactúan en forma equitativa, participativa y democrática.

Vamos a aprender haciendo

La educación intercultural que plantea el Proyecto MATE se basa en el diálogo y la conversación entre culturas. Un espacio educativo en el que nadie se constituye en dueño del conocimiento, sino que, al contrario, se parte de la idea de que todos somos ignorantes en algo así como todos -docentes, alumnas y alumnos- poseemos conocimientos valiosos que estamos dispuestos a compartir. Se plantea una dinámica dialéctica en la que el docente blanco y el docente Mbyá conforman una pareja pedagógica que intercambian saberes y experiencias para desarrollar en los alumnos y las alumnas competencias previamente acordadas entre ambos grupos culturales. En definitiva, y para decirlo de un modo sencillo, un espacio en el que todos aprendemos de todos.

Prof. y Lic. Viviana Bacigalupo
Especialista en Alfabetización Intercultural
Consultora Pedagógica
PROYECTO MATE – PUEBLOS ORIGINARIOS